14 de febrero de 2016

La tranquilidad post-primer día de trabajo

Llevo ya medio mes en el trabajo y se me ha pasado un poco el escribir esta entrada. Entre otras cosas porque ya desde los primeros días me sentí a gusto en la oficina. He ido a caer en una empresa de gente abierta, graciosa y simpática. Igual la mayoría son así y simplemente he tenido muy mala suerte hasta ahora, porque lo rancios que eran los otro sitios en los que he trabajo es una cosa sin nombre. Tal era la ranciedad que no se podría calificar ya con esa palabra, era algo superior.

El caso es que desde el segundo día ya sentí buenas vibraciones y ya a dos semanas desde que empecé me lo autoconfirmo. Claro que también ayuda el hecho de que me divierta y entretenga una barbaridad lo que hago allí, no todo va a ser cuestión de simpatía. ¡A ver qué tal a la larga!

3 comentarios: