20 de enero de 2016

Un regalo muy preciado

Tenía yo en mente un propósito de cumpleañero, que no de año nuevo, el empezar a escribir más en serio, no como lo que hago aquí. Es que...no he dicho nada pero...ya tengo cuarto de siglo. ¿Y qué he hecho con mi vida? ¡NADA!

Pues eso no pué sé, María Teresa. Llevo desde hace un par de meses concienciado en imponerme una horita o lo que se pueda de escritura entre semana todos los días. Esto me lo he guardado para mis adentros a modo de reflexión y ya está. ¿Y qué es lo que atina un gran amigo mío a regalarme?


Pal pelo. Siempre he querido una paperblank, pero siempre he sido jodidamente tacaño como para dejarme los dineros en una, que no son precisamente baratas.

Y no solo me leyó la mente con eso, sino que también me dio una carta manuscrita adjunta que venía a decirme exactamente lo que estaba pensando. Que me animara a escribir en serio ya de una puta vez, que ahora con libreta chula no hay excusa.

Dicho y hecho.

4 comentarios: