13 de noviembre de 2015

Señoras infernales


Hoy ha sido un día de recados para los cuales he tenido que hacer infinitas colas con señoras. Ojala se mueran pronto.

Me pone extremadamente nervioso cuando estoy en una cola y llega una señora nueva preguntando quién es el último, le dices "yo" y ves que pasito a pasito se te va poniendo a tu lado. Cuando estás en una FILA hay un plano imaginario que me atraviesa que marca lo que es detrás y delante, atravesarlo es pasarse el concepto de fila por el papo pellejoso. Y es que ya me las veo venir, que siempre me sueltan la misma. Se te van poniendo al lado poco a poco, pezuña cayosa a pezuña cayosa y cuando ven que ya queda poco te dicen "te importa si paso antes, que tengo el cocido en el fuego y luego tengo que ir a quitarme los rulos y a la pescadería también". Ahí es cuando te dan ganas de decirla que deje el multitasking que ya tiene una edad y de darla así detrás de la rodilla suavemente para que se le doblen las piernas y se quede en el suelo como una tortuga panza arriba.
Recreación de la señora cabrona.

Como odio la actitud egoísta y desvergonzada de las personas mayores, que han perdido todo rastro de humildad que les permita plantearse que igual que ellos están muy ocupados, lo está todo el mundo. De hecho, cuando me sueltan esas frases tipo "es que tengo mucho que hacer" ya tengo preparado un hiper borde "como todo el mundo, señora". A menudo las señoras educadas que odian a las señoras sinvergüenzas me secundan sueltan sarnosos "eso, eso, bien dicho".

Pues hoy he tenido a una cabrona malnacida de esas en la cola del ambulatorio. Me ha intentado sobrepasar la petarda por mi flanco derecho, a lo que he respondido con los mismos pasitos y con extensiones de mi pierna hacia su frente para bloquearla con mi plano territorial. Cuando ya ha visto que adelantando no llegaba a ninguna parte coge y me suelta: "¿te importa si paso, que si no me voy a cansar?". Ah, ¡que se va a cansar! ¡VALIENTE GILIPOLLEZ LA QUE ME SUELTA! Ya no es que tenga que hacer cosas, es que igual se cansa. Esta vez no me ha hecho falta decir nada, porque enseguida han hecho piña los demás señores y le han dicho de todo.

Si llego así a viejo, escopetazo en la cabeza. Os doy permiso.

6 comentarios:

  1. Yo no me cabreo por esas cosas lo cual no quiere decir que no me moleste igualmente. Una vez incluso me aplaudieron porque le dije a una señora que se quiso colar descaradamente "¿qué pasa? ¿Aparte de pérdidas de orina también tiene pérdidas de vergüenza o qué?"

    ResponderEliminar
  2. Y luego las que se van a jugar la partida, el bar hasta las trancas y tienen que tener una silla exclusivamente para los bolsos y los abrigos. Les preguntas si esta ocupada, te dicen que sí pero no ves a nadie que se siente durante una hora o dos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Róbales el bolso, te lo llevas al baño y te cagas dentro. Luego se lo vuelves a colocar y te vas pitando.

      Eliminar
  3. Upssss, a mí hoy me ha tocado colarme en el supermercado... llevaba cuatro unidades de lo mismo (bombillas) y las colas eran largas (anda que no gusta oir esa frase en otras circunstancias), así que, con mi mejor sonrisa a un viejecito le he pedido permiso y ha sido muy amable el buen hombre. Voilá...

    Tela la frase demoledora, Christian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es otra cosa, pero que se intenten colar simplemente porque se creen que tienen más prisa que tú es para hostiarlas

      Eliminar