21 de noviembre de 2015

Katya nos desea felices herpes

 
Soy fan incondicional de la prostituta bisexual rusa de Boston y lo último que ha hecho es narrarnos una epopeya navideña, romática a su manera, bizarra ante todo.


No sé qué es exactamente lo que me pasa en la cabeza, pero a Katya le pasa exactamente lo mismo y nos provoca el mismo sentido del humor y la misma devoción por Rusia, de tal forma que absolutamente todo lo que hace me fascina. Cuando muera sucederé su personaje en público, como hacen los superhéroes, así que hasta el momento me estaré entrenando para que nadie perciba la diferencia. Ni yo mismo. Ni su podrido cadáver.


2 comentarios:

  1. Si si, es el del tercero, llevenselo por favor, nosotros ya le notábamos un poco raro, pero últimamente creo que ésto ya ha ido a más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me matáis nunca sabréis donde enterré los cadáveres!!!

      Eliminar