4 de noviembre de 2015

Japón, me dejas to picuet 2

Resulta que en japones hay como mil gramáticas distintas, conjugaciones de presente y pasado distintas y otras tantas cosas que tan solo depende de con quién hablas. Si estás hablando con alguien con quien no tienes confianza utilizarás la gramática de cortesía horizontal, que cambia si es alguien con quien tienes confianza. Esto digamos que es aceptable, pero es que también lo tienes que combinar con las gramáticas de estatus social. Si hablas con un superior/inferior en tu trabajo tendrás que usar gramáticas distintas también, a combinar con las anteriores.


Lo gracioso es que entre marido y mujer, si bien no usan la forma de cortesía para gente con la que no tienes confianza, sí que usan la de superioridad, estando el marido por encima de la mujer gramaticalmente hablando. Para que luego digan que el español es machista por cuatro tontadas de expresiones.


Otra cosa que me ha dejado flipping totally es que no existe el futuro. Así, tal cual. La gramática solo contempla formas de pasado y presente, lo cual casi hace que me implosione el cerebro de pensar en las diferencias de perspectiva filosóficas que tiene su lenguaje. Luego he pensado un rato en las Sailor Moon y se me ha pasado.


Japón, ese gran incomprendido.

4 comentarios:

  1. Entonces Doraemon el gato cósmico no podría hablarle a Nobita de su futuro, ¿no?

    Qué lio...

    ResponderEliminar
  2. ¿No hay futuro? ¡Qué fuerte, qué fuerte!

    ResponderEliminar