8 de octubre de 2015

Throwback Thursday: Halloween


Mi mes favorito, por si todavía no lo habéis captado, es octubre. No por el otoño ni nada parecido, sino por una sola de sus noches, la última. Siempre que alguien me pregunta que cuándo es Halloween me da un pequeño infarto. Para mí es una fecha tan importante y celebrada como nochebuena o mi cumpleaños. Me cuesta horrores asimilar que aquí no sea un día marcado, porque de pequeño ocurría lo mismo que ocurre con navidad. Un mes o dos antes, todas las tiendas se cargaban hasta las cejas de decoraciones y mierdas de todo tipo para celebrar Halloween, y cuando digo de todo tipo digo de TODO tipo. 

Igual que hay un concurso no escrito por tener el mejor porche decorado con adornos navideños y lucecitas de colores, ocurre exactamente igual en Halloween. Incluso nosotros decorábamos con ilusión y esmero la casa. Recuerdo un año que rodeamos todo el jardín con cinta amarilla de escena del crimen y dibujamos varias siluetas de cadáveres en el suelo, con sus correspondientes manchitas de sangre. Otro año pusimos un espantapájaros tamaño humano que guardaba el bowl de caramelos al que nadie se atrevía a acercarse, puesto que parecía alguien haciéndose el muñeco para luego dar el susto cuando te acercabas. 

Siempre he salido por ahí las noches de Halloween, con mi calabacita de plástico que acababa rebosando caramelos, los cuales me comía a lo largo del  año. Nosotros también dejábamos caramelos, en los mencionados cuencos. No había peligro de que el primer niño hijoputa llegara y se vaciara el cuenco entero solo para él porque ahí la gente no es así, al revés que en España.
Tengo un sinfín de recuerdos de la que es mi noche favorita del año que os iré dejando a lo largo del mes. 

2 comentarios:

  1. Pues a mí el Halloween que pasé en Texas me dejó un poco frío. Igual porque al no tener relación con la población autóctona no me introduje lo suficiente en la fiesta.

    Ahora bien, lo del civismo daba gusto. Yo llevé un extintor en la caja de la pick-up durante meses al alcance de todo el mundo y no pasó nada con ella. Aquí lo hubiesen cogido y hubiesen vaciado la espuma por encima del coche.

    Un saludo.

    ResponderEliminar