19 de octubre de 2015

Primeros resultados y trucos sencillos

Voy a hablar un poco de cómo enguarrinar la ropa base para que no parezca que tu personaje de zombie se acaba de pasar por el Zara a comprarse una camisa nueva a la que le ha dado cuatro tijeretazos, le ha puesto un par de toques de rojo fluorescente y ya está.

Así NO!!!!
Para la ropa, lo más inteligente es pillarse lo que vayas a usar en un mercadillo de segunda mano. Te va a costar prácticamente nada y ya viene bastante envejecido de por sí del uso. Yo pillé una camisa de cuadros hecha mierda y reciclé unos vaqueros que tenía rotos del uso.

Lo primero que hice fue usar la tijera para ir pelando la ropa por donde quería, con los debidos agujeros donde consideré conveniente.

IMPORTANTE. Una vez tienes todos los cortes hechos, hay que pasar una buena lija o lo que tengas parecido por los bordes para desgastarlos, que no se note el corte limpio de la tijera. Yo uso siempre una lima para madera de las que raspan que da gusto. La tela pasará de tener este aspecto:


A este otro más "realista":


El siguiente paso es el más divertido. Crear potinges para echárselo por encima a la ropa. Normalmente evito hacerlos muy rojos, porque intento que la ropa parezca más manchada por barro o ponzoña negra que por sangre fresca, esa la reservo para el toque final del mismo día. Aparte, la sangre reseca queda más bien oscurita, así que mejor hacer mezclas con colores más marrones y negros.

Podemos empezar con uno sencillito de salsa de tomate y tinta de calamar. Por algún motivo suelo tener esto por casa y queda muy bien, se oscurece la salsa de tomate al gusto y se mete en un botecito con pitorro para hacer efecto chorro. Nos vamos a la bañera (por dios no lo hagáis en cualquier otro sitio) y a echarle chorrazos del potinge a la ropa. Imitad salpicaduras de sangre, manchas de barro, lo que se os ocurra. Me gusta hacer que chorree por los hombros para que parezca bien sucio.


IMPORTANTE. Suelo hacerlo de varias veces y de distintos tonos. Cuantos más colores, texturas y capas tenga tu ropa, más historia cuenta. Esta es la clave de todo. Hacéis vuestra mezcla de mierdecilla, se lo echáis y dejáis secar. Vais a por otra mezcla de algún otro tono y lo mismo. Así las veces que queráis. Si se humedece la ropa ligeramente con agua antes de echar el pringue cala mejor y resbala hacia abajo, por si queréis un efecto más de sucio que de salpicadura.

Siempre uso comida o pintura y comida, nunca uso nada fijo y siempre lo que pillo por casa. Echadle imaginación. La miel queda muy bien a la hora de rociar y ya cuenta con un color base interesante. También he llegado a usar pimentón rojo, sirope de chocolate, vinagre balsámico del negro y espeso...en fin, de todo. El café será vuestro mejor amigo para esto, porque tiñe bien y deja grumos que dan buena textura.

Ya desde la primera rociada vais a tener el baño como si hubieseis hecho una sesión scat con alguien. Eso es que le habéis puesto ganas y cariño :)







6 comentarios:

  1. Cómo está eso de que siempre tienes tinta de calamar a la mano?

    ResponderEliminar
  2. Si tu madre te viese le daría un pasmo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más tengo presente siempre es el poder limpiar el baño antes de que vuelva a casa XD

      Eliminar
  3. Me ha gustado el post y lo poco que he visto del blog. Muy útil esto de cara a Halloween.:)
    ¡Nos leemos!:)

    ResponderEliminar