24 de septiembre de 2015

Throwback Thursday: Baseball II



Si bien jugarlo nunca me ha entusiasmado, ir a verlo en directo era toda una fiesta americana. En Maryland íbamos al estadio de los Orioles, en X, pero alguna vez que fuimos a NY conseguimos entradas para un partido de los NY Yankees en su famosísimo estadio. Recuerdo que ahí conseguí que nos firmaran una pelota uno de los jugadores de los Yankees.

El caso es que, si bien no aguantaba las 2 o 3 horas con toda mi atención puesta en el juego, nunca me he llegado a aburrirme. Los estadios son colosales y se ven a los jugadores como hormiguitas a poco que hayas escatimado en las entradas. Por los pasillos corretean los muchachos que venden cracker jacks, gum, chilidogs, cotton candy, y todas las americanadas de las que seas capaz de imaginar y estén llenas de azúcar y/o kétchup.

Aparte del buffet de comida mierda, hay muchos momentos de crowd-warming, que es cuando salen los saltimbanquis, la mascota del equipo o algún cantante de turno a cantar el himno nacional (eso siempre al principio). Las lanzadoras de camisetas con bazooka que salen en Los Simpson y mataron a Maude también existen, por cierto. Rara vez he visto una kiss-cam, porque creo que son más habituales en el football más que en el baseball. Animadoras nunca, eso es para el baloncesto.

Siguiento el camino de los espectáculos, también hay una serie de cancioncillas típicas de los estadios que antes y después se pone a cantar todo el mundo a coro. Os dejo con esto mismo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario