14 de septiembre de 2015

Bye Bye Super America

Los años 40:

La WWII llegó a su fin eventualmente y comenzó un periodo de supuesta calma. Después de los horrores de la guerra, lo último que le apetece leer al público es más historias sobre superhéroes combatiendo nazis y comunistas. El mercado del cómic intenta sanar las heridas cambiando totalmente de temática. Aquí termina la era dorada de los comics.

Esta nueva era es la de las historietas de romances y westerns, pero sobre todo es la de los mejores cómics de terror de toda la historia (E.C. comics).
Tales from the crypt se lleva el premio gordo del público y pasa a la posteridad como uno de los mejores cómics de relatos fantasmagóricos. Stephen King dijo en su día haberse criado leyendo cómics de la editorial E.C. como éste mencionado y, evidentemente, ha sido muy influenciado por ellos. A mi me sorprende la calidad del dibujo, para ser los años 40. Sobre todo cuando se compara la calidad del dibujo de cómics de superheroes, en los que parece que acababan de dibujar un ser humano por primera vez en algunas viñetas.

Surje a raíz de la moda de los cómics de relaciones amorosas uno que ha sobrevivido estoicamente hasta el año pasado que terminó de escribirse (con un paron entre medias, pero bueno). ¿A alguno le suenan los cómics de Archie? Yo nunca los he disfrutado y siempre me han parecido soporíferos, pero tengo entendido que hay verdaderos fanáticos de Archie. No se si es tanto por la calidad como por la nostalgia, pero ahí estuvieron al pie del cañon editándose hasta hace nada. En fin, nunca lo entenderé.

Los superhéroes que se mantienen durante estos años son pocos y escasos. Superman resiste, y alguno más de los grandes, pero desde luego no nacieron grandes personajes superheróicos de esta década.

Curiosamente, la peor época para ellos estaba aun por llegar...


No hay comentarios:

Publicar un comentario