3 de agosto de 2015

Primera misión: fallida

Nuestra primera misión parecía sencilla. Ir en coche hasta el Hayedo de la Tejera Negra y caminar por la senda indicada que, según las fotos, era preciosa. Google Maps marcaba un tiempo estimado de 2 horas.

Pues bien, al final tardamos 4 horas y media y cuando llegamos tampoco es que estuviéramos muy seguros de que fuese ahí, dado que en el cartel ponía Hayeda de "otra cosa". Claro que parte de la culpa fueron mis 7 u 8 paradas para mear en arbustos olorosos; me empeñé en mear en un tomillo pero nada, ni rastro del tomillo. También vimos un castillo gracioso y, claro, nos tuvimos que parar. Me dio mucha pena ver que estaba completamente abandonado y sellado a cal y canto. Lo cual me hizo pensar que si tuviera una escalera podría echar raíces en ese castillo en ruinas y vivir de rey destronado en el olvido en mitad de la Mancha hasta el fin de mis días al más puro estilo Don Quijote. Luego se me pasó.

Volviendo al Hayedo, resulta que sí estábamos en el hayedo correcto pero nos metimos por un camino cerrado por una verja, lo cual nos dio indicios de que debía ser por ahí. Para nuestra sorpresa las verjas cerradas significan que ese no es el camino establecido y acabamos sin salida en mitad de la montaña, pero mira que vistas, oye.

De forma totalmente casual pasamos en coche por donde habíamos planeado ir en un principio y es un paseo precioso con unas vistas de infarto. Otra cosa que da infarto es la aparición espontánea de vacas en mitad de la carretera al girar curvas peligrosas en lo alto de los desfiladeros de acojone. No se os ocurra ir demasiado rápido por este Hayedo, por Dios.

No hay fotos hechas con móvil Samsung barato que puedan recoger la belleza de lo que vimos. Sin embargo, sí que hay fotos mías haciendo el gilipollas, que es a lo que he venido.



13 comentarios:

  1. No sé hasta que punto creerme lo del castillo o pensar que fue alucinaciones tuyas causadas por mear un tomillo.

    ResponderEliminar
  2. Si lo que quieres es flipar con castillos tienes que ver el de Loarre, en la provincia de Huesca, y el de Javier, en Navarra.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta tu forma de narrar situaciones xD
    Lindas fotos por cierto!

    ResponderEliminar
  4. ¿Y las fotos del castillo? XD
    Interesante aventura, por cierto. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ale, ya las he puesto en la última entrada.

      Eliminar
  5. que envidia, Lima es un desierto! y bueno ya sabes como es esto! no hay arboles por ningun lado y los que tenemos es toda una odisea mantenerlos.
    Preciosas fotos!! bacan la ultima foto!!
    Usualmente en mis vacaciones yo me alejo de lima, siempre rumbo a la sierra en busca de su silencio y paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Construye tus propios castillos! No tienes límites!

      Eliminar
  6. La gracia de perderse por esas tierras donde los turistas no van en masa es precísamente aventuras como esta. No des el día por perdido.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdido en el sentido de que ni idea de donde estuve!

      Eliminar