11 de julio de 2015

Throwback Thursday: 3 monos

 
Esta experiencia no es de hace tanto tiempo. Se remonta unos diez años atras, cuando estaba en plena adolescencia y en mi grupo de amigos nos sentíamos creativos.

Recuerdo ver un capítulo de las Embrujadas en el que las protagonistas sufren una maldición en la que una se queda sorda, otra ciega y la tercera muda. Tienen que vérselas para hacer vida normal y, a ser posible, matar algún demonio y deshacer el hechizo. Decidí que sería un buen juego.

Se lo propuse a las dos personas que eran mis amigos más cercanos por aquél entonces. Uno tenía el rol de ciego, otro de mudo y otro de sordo. El mudo era el más fácil de realizar, basta con no hablar. El ciego tampoco tenía demasiado problema, se le vendaba para evitar que abriese los ojos cuando no tocaba y listo. El sordo, en cambio, suponía bastantes dificultades logísticas. Al final optamos por hacer que el sordo no oyese a fuerza de oír demasiado. Con unos buenos tapones primero, se le ponía cascos de los que te cubren las orejas por completo y a tope con el heavy. Acababa con la cabeza como un bombo así que nadie quería ser sordo nunca.

Una vez estábamos más o menos adaptados nos íbamos al centro los viernes por la tarde a hacer vida de adolescente normal. Tomar algo por ahí, tiendas, etc.

No hace falta decir que cualquier intento que tuvimos de coordinación fue un fracaso absoluto. Hubo un sin fin de momentos peligrosos, de golpes contra muros y demás objetos por parte del ciego e incluso nos echaron de alguna que otra tienda por "casi" romper todo lo que tenían a la vista. Pero con lo bien que me lo pasé no me arrepiento de nada.

Entiendo que fuimos un porculo de aguantar, sobre todo cuando nos metíamos en tiendas. Pero fue una experiencia bastante interesante. Aquello que hacíamos por un día de vez en cuando y a lo que nos costaba tanto adaptarnos es con lo que lidian los minusválidos a diario.

A veces he tenido pesadillas con quedarme ciego, personalmente perdería mucho de lo que hago a diario, como es sencillamente leer lo que quisiera. Los otros dos también me resultaron difíciles, pero nada comparado con la ceguera.

4 comentarios:

  1. Uy no... yo con mis problemas de visión, le tengo un pavor a quedarme ciego de mi ojo bueno... Me da pesadillas y en ocasiones me he quedado despierto noches casi enteras, imaginandome que hacer en ese caso

    ResponderEliminar
  2. Me encantan esos entretenimientos tan absurdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendrías que haber ido al colegio conmigo.

      Eliminar