9 de junio de 2015

Diario de Pitágoras-Día 5 (2º parte)

Nada más salir de mi reunión con La Reina fui corriendo a por mis amigos y les dije: "chicos, ya sé donde tenemos que ir, me lo ha dicho La Reina...¡a STONEHENGE!". A lo que me respondieron: "claro, es lo que te dijimos ayer..."

 
Así que nos montamos en el coche y marchamos rumbo a Stonehenge, que está bastante más lejos que Windsor, pero en la misma dirección desde Londres. En total una horita de coche y delirios.

Una vez llegas ahí tienes que pasarlo de largo, porque no se te permite acercarte como si aquello estuviese en mitad del campo, que lo está. Pero lo han montado de tal forma que no puedas dejar el coche a menos de varios kilómetros, así te ves obligado a pagar la entrada turística y el bus que te lleva hasta las piedras.

Un puñado de libras menos, llegamos ante la ciclópea estructura de piedra. En las fotos que siempre aparecen en los libros de ciencias naturales parecen un montón de piedras tiradas por el suelo. Y es exactamente eso, solo que son GIGANTES. Bloques enormes con una clara forma de 'caja', que una vez formaron un círculo perfecto, tan altos como una casa de tres pisos, o incluso más.


Es curioso como estaba rodeado de hordas de cuervos, los había tanto en las piedras como en los alrededores, y sobrevolando la zona. Nada más acercarte todos miran en tu dirección y permanecen en un religioso silencio. Si eso no es suficiente para ponerte los pelos de punta, el magnetismo de los druidas fallecidos termina de erizarte el vello.

Lo que nunca sale reflejado en las fotos, por razones obvias. Es que nada más acercarte al círculo exterior más pequeño, todas las nociones naturales parecen doblegarse ante la voluntad de los cuervos. El cielo adquiere una tonalidad naranja metálico que induce a la somnolencia, y si en algún momento fuiste acompañado, de repente te encuentras solo ante las colosales columnas de piedra mohosa, con las bandadas de cuervos que te juzgan merecedor de estar ahí o no.

Es en este momento por encima de todos cuando uno no debe flaquear, hay que alzarse imponente ante los cuervos, demostrarles que el valor no escasea en tu alma y que viniste ahí por razones nobles. Si consigues mantenerte en este estado mental y no olvidar el rostro de tus muertos, los cuervos en seguida te aceptan y revelan su verdadera forma.

Poco a poco van quitándose las capas de plumas negras que les ocultaban como druidas. Pronto te rodean largas barbas de un blanco más puro que la leche y ojos tan pequeños que apenas parecen abiertos. Las capas, casi todas de un amarillo ocre o verde azulado iridiscente, llegaban hasta el suelo y rebasaban de sus pies varios metros hacia atrás.

No tuvieron que preguntarme nada, puesto que ya lo habían hecho cuando eran cuervos. Se limitaron a murmurar extrañas palabras olvidadas por todos menos por ellos. Cuando se vieron satisfechos me dijeron que me faltaba encontrarme con alguien en este viaje. Era el último eslabón en esta extraña cadena de mentores espirituales que estaban allí para desatar mi máximo potencial como héroe.

Me atreví a preguntar por la identidad de mi último guía. Me miraron con una sonrisa en las barbas y me dijeron que una vez fue compañero mío, y que estudiábamos a la par en aquel torreón en donde se nos formaba para ser matemagos. Había sido fructífero su tiempo en aquel torreón y ahora era un alto arcano de lo invisible. Le recordaba con cariño a pesar de que hacía mucho que no le veía.


Emocionado, me despedí del concilio y salí del círculo de tierra. Al poner un pie fuera reaparecieron mis amigos y el cielo volvió a ser de un peculiar azul despejado para ser aquello Inglaterra.

Sabía exactamente donde encontrarme con él. Conociéndole estaría enterrado en algún sarcófago egipcio. Decidí probar suerte al día siguiente.



PD: Aprendí ante todo que Stonehenge no fue levantado por druidas, sin embargo, los druidas modernos empezaron a usarlo como punto de reunión mágico de unos siglos atrás hasta hoy en día.

15 comentarios:

  1. Espero que fuerais a verlo a bordo de un Austin Maxi:

    https://www.youtube.com/watch?v=DewEKz9TzmM

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No existe otro modelo en Londres para alquilar!

      Eliminar
  2. Normal que no lo construyesen ellos, en realidad fueron los gigantes que nuestro amado Odín exterminó.
    ¿Quien podría ser sino?

    ResponderEliminar
  3. no sé que tiene, pero estas piedras tienen esa energía, supongo que la forma en que estan formadas es como cuando se va a Machu Picchu.

    será que las piedras son como algun tipo de imanes de energía puestas de alguna forma?

    cosas raras

    ResponderEliminar
  4. Ajá te pillé... Resulta que has chupado pilas. Ahora lo entiendo todo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes nada Jon Nieve, no sabes NADA.

      Eliminar
  5. que bacan! me gusta como escribes.
    Quien las coloco entonces? con que propósito? como lo hicieron?

    me gusto mucho ese transito de lo mistico a lo real, imaginar a los cuervos como algo mas, pero el egipcio?? me dejas intrigado! quiero saber mas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo imaginar...me estás llamando mentiroso!?

      Eliminar
  6. ¡Jolín! ¡Qué guay tu relato! ¡Y qué bien escribes! Tendré que leerme con detenimientos tus anteriores entradas. Un saludete :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas que te van a resolver ninguna duda, de tenerla. Y en realidad es el diario de mis vacaiones... D:

      Eliminar
  7. No cabe nada que Stonehenge es un lugar muy místico. Ahora te imagino como la Cenicienta cuando los animales del bosque limpian la casa y le hacen un vestido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a eso lo llamo "Miércoles de resaca".

      (Que por cierto, los animales que limpian son los de Blancanieves, los que hacen vestidos, los de la Cenicienta XD)

      Eliminar