17 de junio de 2015

Book Review: Ogai Mori ★★★☆☆

Ya comenzado el reto internacional (por fin) he llegado a la conclusión de que no solo no se venden demasiados autores no occidentales en las librerías, si no que nisiquiera se editan! Muchos de los que tenía en la lista no están editados en España, lo que hay por ahí es de importación. Qué decir de encontrármelos en la biblioteca. Los pocos que hay están todos en la de Alcobendas. Así pues, he empezado por donde he podido y le ha tocado a Japón.

El ganso salvaje de Ogai Mori

5 adjetivos: comedido, sencillo, tranquilo, descafeinado, realista.

Lo de realista en este caso va en el mal sentido, es tan poco emocionante lo que ocurre que bien podría haber pasado en cualquier momento. El libro en sí me ha gustado, de ahí el 3/5, aunque he de decir que cualquier historia de japoneses en plan tradicional me va a gustar. Es mi debilidad.

Ya en la parte de atrás te dicen, a modo de adviertencia, que trata sobre el amor entre dos muchachos, pero sin la intensidad a la que uno está acostumbrado. Y qué razón tiene, apenas se cruzan dos miradas los 'enamorados' en todo el libro. Claro que de ahí el final que tiene. Frases se dedican exactamente una, que por mi mejor, no soy muy fan de los romances.

La historia en verdad trata, sobre todo, de cómo la muchacha protagonista se ve obligada a vivir de ahijada de un señor que le pintan de atroz, pero tampoco demasiado. De hecho, según leía me iba pareciendo un tío bastante estupendo. Todo está narrado desde el punto de vista de un conocido del muchacho 'enamorado', que tiene un par de apariciones casuales al principio y el resto de la novela se convierte en narrador omnisciente, por algún motivo extraño.

Como veis, es todo tan descafeinado que no levanta el más mínimo gesto de asombro ni emoción en el lector. Está todo muy bien escrito y demás, pero eso no siempre es suficiente. Me quedo con cualquier novela de Pearl S. Buck, por ejemplo, que cumplen con los mismos objetivos que tenía esta novela y lo hace realmente intenso y emocionante. Ya con solo haber cambiado el narrador por uno en primera persona (cualquiera de los protagonistas) habría cambiado drásticamente el nivel emocional que presenta.

7 comentarios:

  1. Lo que llamas descafeinado es la delicadeza de la cultura japonesa. Nada de pasión desaforada, sino miradas lánguidas y ausencia de emoción. No parece raro si se trata de una historia de amor, pero los ingleses han hecho de ese desapasionamiento una marca nacional. A mí me pasa con la literatura japonesa (o con otras lenguas "exóticas") que parece que se pierde algo sutil en la traducción, aunque como no sé una palabra de japonés nunca lo he podido comprobar.

    Un abrazo.

    PD: Pearl S. Buck, jejeje, hacía años que no leía este nombre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No si alguna otra novela japonesa sutil y delicada he leído e incluso me ha gustado. Esta quizá se va de extremo en ese sentido y pasa al terreno de lo soso. Pearl S. Buck me parece el otro extremo de la falta de emoción jaja

      Claro que, como dices, no dudo en que gran parte de que no me diga nada se deba a todo lo que se pierde al traducir, por muy bien que se haga.

      Eso de que hace años que no leias el nombre qué quiere decir!? XD

      Eliminar
    2. No quiere decir nada malo. Me ha hecho gracia. Leí a Pearl S. Buck hace mucho años en algunos libros viejos que tenía por casa. Por aquel entonces me gustaron mucho y no había leído nada más, ni siquiera escuchado el nombre de Pearl... Me ha gustado mucho que la nombres.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No sé si me atrevería a leerme algo así. Con lo rarito que soy yo. Por eso admiro a la gente como tú, con capacidad de zambullirse en este tipo de literatura fuera de lo fuertemente comercial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, si es que merezco un monumento! Que menos.

      Eliminar
  3. Personalmente no me molesta que haya romance en mis libros, series o películas siempre y cuando se traten de manera secundaria y no acaparen todo el protagonismo que últimamente "el efecto Anatomía de Grey" me persigue allá donde vaya y ya no sé que hacer.

    ResponderEliminar