24 de abril de 2015

Sobre la importancia de los días concretos

Ayer fue el día del libro y las calles de Madrid estaban llenas de puestos, libreros, ofertas...y sobre todo lectores, eso es lo fundamental.

A menudo escucho lo de que los días concretos no son importantes y no tiene mucho sentido que existan o incluso que ya hay suficientes. Todo lo contrario.
Según qué aficiones tengas puede que no disfrutes de la enorme suerte que es soltar un comentario acerca de ello y tener la seguridad de que te van a responder.

Los forofos del fútbol nunca han tenido problemas con esto. No les hace falta preguntar si a alguien le gusta el fútbol, no se suelen ver en la situación en la que nadie entiende de ello. Sueltan comentarios y bromas al aire haciendo referencia a lo que haya pasado el día anterior en uno de los partidos, o de lo que pasará esa misma noche y saben que alguien les responderá. Incluso te preguntan ¿vas a ver el partido? y sin especificar cuál, todo el mundo entiende a cuál se refiere. ¿No se juegan como cuatro o cinco partidos de mil deportes al día?¡ Cómo se entienden!

En cambio a nosotros, los de aficiones más o menos raras nos ocurre al contrario. No nos molestamos en soltar ningún comentario cada vez que se nos cruza algo por la cabeza. Sabemos que será contestado por grillos. Qué decir de hacer bromas con referencias a la muerte reciente de algún personaje de cómic o algo por el estilo. Es más, cuando los de aficiones más extendidas sueltan esos comentarios y les dices simple y llanamente que no sabes de qué te están hablando, se produce ese momento incómodo en el que sale de su confort habitual y se da cuenta de que se ha topado con "uno de esos a los que no les gusta el fútbol/la televisión/ el famoseo/ etc." Cuando se te ocurre hacer el comentario a ti, TAMBIÉN se produce ese momento incómodo en el que sale de su confort y se da cuenta de que se ha topado con "uno de esos a los que les gusta los cómics/ la ciencia ficción/ lo gore/ coleccionar figuritas/ etc.

Las aficiones generalmente producen mucha felicidad y entretenimiento, a mi por lo menos, pero una afición alcanza su cúspide de la felicidad cuando se comparte. Para los que no podemos compartir nuestras aficiones a diario en el trabajo, en clase, entre los familiares (entiendo que con amigos sí, si no mal vamos...) esto puede provocar cierto sentimiento de soledad y exclusión. Normalmente el marginado no lo es porque no sepa encajar entre la gente 'normal', sino porque no quiere encajar entre esa gente, sino entre los que son aines.

Esto está muy bien pero, ¿qué tiene que ver con el día del libro? Pues entiendo que la lectura no es una de esas aficiones marcianas sobre la que no puedes hablar con cualquiera...¿o sí? Está claro que todo el mundo conoce a Lucía Etxebarria, a Paulo Coelho, Saramago, etc. y puedes hablar de sus últimos libros con un buen número de gente. En general todo el mundo controla bastante bien los autores de best-sellers. Pero yo hasta para esto soy raro y mis gustos en libros tampoco van por aquí. Me gusta hablar de Lucía y compañía pero más porque sé que se me responderá, no porque lo prefiera.

De quien realmente me apetece hablar se queda en mi cabeza, para soltarlo por aquí o en la próxima convención friki. De mis autores favoritos de ciencia ficción, terror, fantasía, clásicos viejunos no hablo a diario. Incluso la lectura según la disfruto yo es otra de esas aficiones marcianas.

El día del libro reunió a muchísimas personas en Madrid, la Central estaba abarrotada. Había programadas lecturas y representaciones, firmas de libros y otro sin fin de actividades. Las calles de Gran Vía estaban llenas de curiosos ojeando libros hasta bien entrada la noche. Todo el revuelo y acogida de este tipo de eventos hacen que uno se sienta acogido cuando disfruta de sus aficiones. Hace que uno sienta que por un día puede decirle a cualquiera que el último libro que leíste de Neil Gaiman te parece una mierda y sientes que es probable que te contesten y, que incluso puedas tener una conversación sobre ello!

Ayer ir a la Central y ver que apenas podía pasar por entre las mesas de libros me hizo muy feliz. Supongo que es más o menos como se siente un futbolero cada vez que hay una final de los mil y un campeonatos que hay a lo largo del año, o cada domingo cuando juega su equipo en el estadio, o cuando en el bar ponen tal o cual partido, o...básicamente como se siente a diario. Aunque me da por pensar que si uno está acostumbrado a ello, ¿no acaba por no sentir nada? Al menos no creo que sean conscientes de la suerte que supone tener una afición que puede compartir con todo el mundo, girar la cabeza en el bar y comentar lo que sea con el que tiene al lado y que le respondan. Verdaderamente es una suerte.

Todo esto lo comento en parte porque no quiero hacer una entrada sobre recomendaciones de libros ni de crónicas de lo que hubo ayer por el día del libro y en parte por la frase de 'no creo en días concretos', pero sobre todo por un vídeo que acabo de ver hace unos minutos.

Es uno de los vídeos de un famoso (entre los suyos) youtuber que va a las convenciones de cómics siempre disfrazado de Peter Griffin, al que imita a la perfección. No voy ni a traducir lo que dice en torno al final, lo cito tal cual.

"You know what I love the most about NY Comicon? It's the freaking friends that I see every year. Like I go to work and I'm like a nobody. I get a nobody-job make a nobody-pay. Then I go to NY Comicon and people are pulling out phones like I'm freaking Brad Pitt or some shit. It makes me fell like a million bucks. It's the reactions that I get out of what I do that gives me the joy of what I do."



Otras citas:

(Cuando se encuentra a otro asistente en el metro que reconoce al ir también disfrazado) 
"See you at the show, you make me laugh".
"One of the (G.I.) Joes. Yes, I am that cool".

(En el stand ojeando videojuegos)
"Hey man you have everything half off just for being Peter Griffin".
"I get sells for being fat and wearing green pants".

Los días concretos existen por sus motivos. Es para que todo el mundo se ponga de acuerdo en cuando reunirse a celebrar algo. Para que todos aquellos que andan dispersos entre los demás se recolecten y juntos disfruten de sus aficiones. Para que por fin tus opiniones y gustos sean reconocidos, para que tu talento a la hora de hacer disfraces de personajes de cómics sea aplaudido y en definitiva para no estar solo, aunque sea una vez al año. Como he dicho al principio una afición alcanza su máximo cuando se comparte. Y como bien ha dicho "Peter Griffin" (estoy por enmarcar esta frase):

"It's the reactions that I get out of what I do that gives me the joy of what I do."

8 comentarios:

  1. Que gran verdad es la alegría que da cuando encuentras alguien para compartir una afición que hasta ese momento disfrutabas en solitario. Y que identificado me he sentido con todo lo referente al futbol, ainssss, yo creo que también tenían que hacerse días de anti-algo y dedicar uno a los pobres marginados a los que no les gusta como me sucede a mi...porque no sé que es peor, si tener una afición que no compartes con nadie o no compartir la afición que vuelve loca al 99% de la gente a tu alrededor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún día seremos Legión, no temas
      XD

      Eliminar
  2. No se por donde empezar para expresar mi acuerdo con las palabras que has escrito.

    Que si tienes algún gusto que se salga de lo común (ojo, no hablo de lamer ranas por ejemplo, sino de leer comics, literatura fantástica o jugar rol por empezar) y te preguntan sobre fútbol, modelos, quien expulsaron de la casa de Gran Hermano anoche o cualquier cosa de estas y no sabes contestar, parece que no estás en el mismo planeta.

    He tenido la suerte de encontrar (y tú formas parte de esto eh) un buen grupo de amigos donde puedo soltar el comentario más friki-extremo que se me ocurra y no voy a ser juzgada, y disfrutarán mis amigos de ello y todos nos reiremos. Creo que esto es lo importante. Por que sí, trabajar pues bueno, hay ciertos trabajos que nos permiten/aportan más de cara a lo personal y exponer nuestros gustos o aficiones (escritor, maestro, diseñador...) pero otros nos limitan a emplear las mejores cualidades para ese puesto de trabajo y nada más, por lo que es en esos puestos de trabajo donde quedas como el bicho raro efectivamente si te gusta chupar ranas. Y al fin y al cabo lo que queda es la familia y el grupo de amigos con el que puedas sentirte cómodo y ser tú mismo. Al menos mi familia ya se ha hecho a mis tonterías y demás en este sentido.

    Me encanta que surjan iniciativas así. Porque yo tampoco lo llamaría día dedicado, sino iniciativa. A dar a conocer libros, a dar a conocer cómics, historias, autores etc. Que hay mucha vida y ante todo poder encontrarte con personas que comparten tus aficiones y sentirte que, aunque no gritemos por la calle o hagamos el comentario de: "¡Ostia tío buenísimo el libro de X autor, me flipa la parte de (...)!" y a veces uno se pueda sentir algo apartado del mundo, hay mucha gente que también tiene tus gustos (joder, hablo como si de un colectivo de personas especiales se tratase).

    En fin, espero que disfrutases de la noche/día como un enano y me hubiera encantado estar allí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuviste. En mi corazón ♥

      JAJAJAJAJAJAJAJA

      Es broma :I

      Eliminar
    2. Yo tambien te quiero con la fuersa de los mares...
      Pd. No, es bromis

      Eliminar
  3. Yo también creo en la importancia de los días en concretos. Es algo así cómo lo de "No regales por Navidad o por tu cumpleaños, porque puede regalar cualquier día del año". La cuestión es que esto no se hace, arrastrados por la rutina diaria. Entiendo perfectamente esa sensación de bienestar cuando ves a tanta gente alrededor de las mesas de libros... a mí me pasa igual. Es como la satisfacción de pensar que eres un bicho raro pero no tanto...

    Interesante blog, le sigo echando un vistazo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno. Yo tampoco soy de días concretos, aunque si me gusta pasearme por ferias y saciar mi curiosidad. Ayer dí más que comprar, lo convertí en algo divertido hace unos años y sigo con ello. Pero lo hago más días.
    Es más, cada día es el día de algo...
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me lo he perdido y me ha dado mucha pena pero ayer estaba de tarde en el trabajo. :(

    En mi caso se dan una confluencia de muchas aficiones de las que llamaríamos raras con algunas más mundanas y aunque me gusta escuchar a los demás tengo muy claro que no voy a dejar de ser yo mismo para gustar a nadie. Además considero que las rarezas de cada uno son detalles que dan personalidad.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar