29 de marzo de 2015

Saga




Saga es una serie de cómic relativamente nueva, salió en 2012 el primer tomo, y desde entonces ha ganado un buen número de premios.


Premio Eisner, mejor escritor
Premio Eisner, mejor serie continuada
Premio Eisner, mejor serie nueva
Premio Hugo, mejor historia gráfica
7 nominacines a los premios Harvey


¿Pero quién es el muchacho que ha creado esto? Pues sorprendentemente, para mi al menos, es el mismo que hizo Y: el último hombre, Brian K. Vaughan. Digo sorprendentemente porque nada tiene que ver uno con otro, quizá en estilo narrativo, pero en cuanto a calidad NADA. Sus aportaciones a otros cómics como La cosa del pantano no lo puedo calificar porque todavía no lo he podido mirar.


Me compré los dos primeros números de Y: el último hombre porque estaban en la caja de gangas de Elektra por un par de euros. Tenía el sello Vértigo así que pensé que dinero tirado tampoco iba a ser. Lamentablemente me dejó como estaba, no me atrajo ningún personaje y no seguí leyéndomelos. Brian nos propone un futuro en el que los hombres se han extinguido por una plaga que solo afecta a los cromosomas masculinos y las feminazis lo celebran por todo lo alto, mientras que las amas de casa conservadoras se oponen a la nueva sociedad emergente. Pero hay un hombrecillo que ha conseguido sobrevivir...¿Original, eh? Pues si encima de que es una historia poco novedosa le añades que los personajes son un coñazo obtienes una gran decepción.


Saga en cambio tiene una propuesta mucho menos ambiciosa, o nada ambiciosa si lo piensas. Cuenta la historia de una familia, punto. Pues perfecto. Apostar por lo simple suele ser éxito asegurado si tienes creatividad como para hacerlo atractivo porque no te tienes que preocupar de coherencia argumental, ni de que la idea sea original y sólida, ni nada de nada. Te centras al 100% en tus personajes y tirando. Eso es justo lo que hace Brian y a la perfección.


Saga es una space-opera en la que hay una guerra entre dos razas, los habitantes de Tierravista y los de Guirnalda. Resulta que hay una pareja mixta que tienen un hijo y son la abominación de la galaxia a ojos de todos. Obviamente son perseguidos de planeta a planeta, conocen a gente muy maja que les quiere matar, otros no tan majos que les quieren ayudar, los suegros, la niñera, en fin la rutina de los padres primerizos.


Los diálogos son muy dinámicos y desenfadados. Se dice un sin fin de tacos y el sexo es tema frecuente a lo largo del cómic. De hecho es un tema MUY
frecuente. Hay un sin fin de viñetas de sexo bizarro entre alienígenas que no hace más que añadirle sofisticación, aunque parezca lo contrario. Son escenas que medio buscan sorprender, medio se burlan del porno y nos ofrecen orgías de mujeres son ocho tetas, hombres araña o señores con cabeza de televisor haciendo cochinadas. Vamos que no tiene nada de pretencioso, es humor canalla y juvenil, al igual que sus personajes, que distan mucho de los arquetipos de héroes y villanos. Aquí todos son humanos y todos tienen sus vicios y defectos. La pareja protagonista de vez en cuando se pelean, la cagan con el bebé, se reconcilian, tienen bronca con la suegra, lo típico que pasa en la vida solo que entre alienígenas en naves espaciales y con pistolas de plasma.


El punto fuerte del cómic para mi es el diseño de los personajes. Una vez más, Brian no peca de MENTIRAA” cada vez que mientas y te ronronea cuando dices la verdad y haces que el tirano se parezca a un modelo de calzoncillos (Fredrik Ljungberg) con el corazoncito roto por su exnovia araña
pretencioso y no pretende descubrir un universo nuevo de fantasía e ilusión. Utiliza figuras típicas del ideario fantástico pero les da un toque que hace que no se parezcan a nada que hayas visto antes. Un buen ejemplo es el del tirano caza-recompensas que va acompañado de su felino gigante. Esto no parece nada nuevo y se nos ocurren montones de villanos con capa con un felino gigante a su lado, ¿no? Pues si haces que el felino sea un gato sin pelo gigante, que te bufa “
pues obtienes un personaje genuino y nunca visto. Y así todos los personajes, una maravilla.


El diseño de los 'monstruos' con los que se van encontrando ya me termina de volver loco. Están hechos con tan buen gusto estético y sin ser ni recargados ni sosos, sino el punto intermedio perfecto, que no me lo puedo creer la mitad de lo que leo. ¿Se nota mucho que me ha encantado este cómic no?


Otro detalle que me vuelve loco es cuando parece que rompe la cuarta pared pero no. Me explico. Astutamente colocan en la derecha viñetas de página completa de una escena nueva. En ella salen personajes diciendo algo que parece que va dirigido a ti, pero al ser la primera viñeta de la escena nueva al
pasar la página te das cuenta de que simplemente estaba sacado de contexto y se han reído de ti.



Vamos que es un cómic de 10 sobre 10 que leeré hasta que termine (espero que no pronto) y lo único malo que tengo que decir al respecto es que me da mucha rabia que me lo hayan prestado porque ahora me da cosa comprarmelo habiéndomelo leído ya. Porque eso sí, barato no es, aunque vale su peso en oro.


2 comentarios:

  1. Si te gustan las sagas de cómics de ciencia ficción puedes probar Aama, más a la europea.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que rara vez salgo del cómic americano e inglés. Le echaré un vistazo!

    ResponderEliminar