9 de julio de 2011

Los Foofis y el suicida de las gradas

Como es ya habitual me tocó trabajar de acomodador en el concierto de los Foo Fighters, grupo que no conocía pero resultaron ser geniales en el escenario. Al parecer los fans ya lo sabían y estaban dispuestos a casi cualquier cosa por verles en pista. Pero yo les decía que no podían y se disponían a sobornarme con todo tipo de cosas. Sin embargo, me vino un señor preguntándome lo siguiente.

-Bueno, ¿y a cuánta altura están las gradas de la pista?
-Pero...¡es que piensas saltar!!!
-¿Tú no te la jugarías? No sé si me romperé algo...
-Claro que te romperás algo. Es como saltar desde ese balcón.- Le señalo un balcón que tenía al lado.- Además, los que están acomodando en las gradas no te van a dejar pasar.
- ¿Y si me hago el sueco y voy hasta la barandilla a saltar?
- Hombre, inténtalo mejor cuando haya más mogollón de gente y estén todos de pie, o espera hasta las diez y cuarto que nos vamos los acomodadores.
-Vale, gracias, eh.
-Oye, ¿pero sabes caer bien? Hazlo como en las películas, cuando caigas rueda a un lado.
-Ruedo a un lado, vale, lo intentaré.
-¡Suerte!

No me vino el jefe diciéndome que se había matado uno que se ha tirado de las gradas de mi sección así que deduzco que el señor estará sano, salvo y feliz de ver a los foofis de cerca.

Al rato me llegan dos muchachos dispuestos a lo que sea para entrar en pista, según sus palabras.

-Pues hay uno que se ha tirado de las gradas, podéis probar a ver.

Me miraron con cara de 'vete a la mierda, vacilón', como si el loco fuera yo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario