8 de marzo de 2011

Disney Onáis

Este fin de semana estuve trabajando en el evento de Disney Onáis del Palacio de los Deportes. Fue una grata experiencia, a pesar de que me tragué el espectáculo 8 infernales veces. Nunca he trabajado vendiendo nada y la verdad es que me ha gustado mucho lo de tratar con gente.

Lo que no me ha gustado es el espectáculo en sí. Consistía en un hiper resumen de unas 6 ó 7 películas muy soso, en el que cantaban dos medias canciones. Había actuaciones de guión original, pero eran terriblemente insufribles.

Supongo que lo que realmente queréis escuchar es lo mismo que me hacía ver la función una y otra vez. ¿¡Quién se ha caído?!!!!!!
Pues la verdad es que un buen puñado de ellos, dejando la calidad de Disney por debajo de lo que tenía en mente.

Veamos...
-El Genio al hacer un mortal hacia atras, a lo que el público respondió con un impresionante WUooooh! perfectamente coordinado (que es la onomatopeya de: Ay dios, que se ha matado!).
-El señor que iba de Rusia en Un pequeño mundo o como nueces se llame esa actuación (las ardillas decían ¡Nueces! en momentos que requerían claramente un ¡Coño! o ¡Joder! así que mi pequeño homenage a las ardillas hiperactivas).
-El señor que iba de vete-a-saber-qué-país en Un pequeño mundo.
-El calvo sin camiseta que iba de lo que supongo era Hawai en Un pequeño mundo.
-Pinocho al hacer una pirueta múltiple en el aire se cayó de culo. No hubo onomatopeya de 'Ay que se ha matado' porque resultó simplemente patético.
-Un guerrero imperial de Mulán que más o menos pasó desapercibido porque había muchos guerreros.
-Otro guerrero imperial (espero que no el mismo torpe de antes) se cayó al dar mil vueltas y se quedó tan mareado que al levantarse se cayó otra vez.
-Otro guerrero imperial no se cayó, pero se le enganchó una cinta que usaba en el brazo y casi se lo amputa. Más tarde en su camerino se hizo el harakiri por haber deshonrado de tal forma al imperio (rafikki me dio el chivatazo).
-Supongo que el general del ejército imperial chino. Digo supongo porque iba exactamente igual que Mulán cuando se trasviste.
-Como unos 20 Hunos XD
-Violeta al hacer una pirueta múltiple en el aire super espectacular...teóricamente. Otro dulce WUoooh del público (música para mis oídos).
-Violeta encima de Mr. Increible cuando la coge en el aire y dan vueltas (la mejor caída de los 8 pases, sin duda alguna).

Y bueno, aparte de las caídas ha habido un sin fin de fallos técnicos y otras ridiculeces que me deleitaban pase tras pase:
-Las muñecas de Pinocho vestidas de fulanas no hacían más que enseñarle el culo a los niños.
-Los que iban sin camiseta en Un pequeño Mundo se pusieron a bailar juntos y con todas las carrozas y vestidos brillantes aquello era exactamente igual que el desfile del orgullo gay.
-Las luces de una de las carrozas del orgullo gay de Un pequeño Mundo se fundieron en directo y lo tuvieron que conducir a fuerza de patines.
-El cohete que dispara Mulán dejó de funcionar a partir del pase 5.
-El dipositivo que hacía que el bebé de los increíbles se meara funcionaba 1 de cada 2 pases.
-La selección de música de la actuación de Los Increibles era increiblemente penosa: 'Corre, Dash, corre', 'Muy flexible es siendo humana', ¡¡'Si fuera invisible entraría en tu habitación'!!, 'I'm too sexy'. Todas repetían la misma frase una y otra vez, menos la de I'm too sexy que conocéis bien por ser una de las canciones más apropiadas en un espectáculo para niños (es una jodida canción típica de club de striptease!!).

Y así otros tantos detalles.
Pero voy a escribir acerca del verdadero objetivo de todo este evento. VENDER

Vender, vender y vender. Vender mierda a precio de oro.No importa la calidad del espectáculo, nadie tiene tiempo de quejarse de eso. A los niños está claro que les importa una mierda. Lo qué no toleran es irse de ahí sin los brazos llenos de plasticosos e inútiles juguetes que olvidarán en breves instantes. Todos fabricados en países de mano de obra barata-baratísima, por no decir gratis, por supuesto.
Los señores de Disney lo saben bien, a eso vienen, a vender. Nada de centrarse en el entretenimiento y el espectáculo. Y no es que nos lo intentaran disimular. Dejaron bien claro todo lo que querían de nosotros el primer día, en un perfecto inglés americano, no hay tiempo de aprender español. Si alguno no entendía algo, mandaban al argentino a traducir.

En el palacio de los deportes hay unas 26 puertas, en unas 15 de ellas pusieron puestos de juguetes en las impares y puestos de comida (palomitas frías a 10€) en las pares. Donde no había puestos había muchachos (nosotros) llenos de juguetes con lucecitas y ruiditos que hipnotizaban a todo niño que pasaba (considero realmente peligroso uno de los juguetes que vendía, de hecho me di en la cara y el ojo varias veces).
Todo sea por complacer a nuestro führer Rey Mickey.

Supongo que el primer día los de Disney vieron que no recaudábamos suficientes millones de billones así que pusieron a todos los acomodadores e informadores a vender mierdas también, y a los de la puerta a repartir propaganda.
Todo sea por nuestro führer Rey Mickey.

El caso es que los padres hicieron todo lo que pudieron por resistirse a ser robados de una manera tan evidente, pero no había familia que saliera sin un par de cubos de palomitas y el niño ataviado de espadas, coronas y libros de colorear. Uno de los juguetes era una espada de plástico de la misma calidad que te encuentras en los chinos con una simple pegatina que ponía 'Disney On Ice' por el módico precio de 13€. Que bien se vendían las puñeteras espadas.

Los comentarios siempre eran los mismos:

Niño                                         Respuesta del padre                     %
¡Mira mamá, juguetes!            Muy bonito, sigue caminando          18
¡Mira papá, juguetes!            Ni se te ocurra pedirme nada           23
¡Mira mamá, juguetes!                *se hace el sueco*                     12
¡Mira papá, juguetes!          Me ofrece su hijo a cambio de         234,56
                                              juguetes/palomitas/nada

En fin, me lo pasé muy bien vendiendo mi alma y mis principios trabajando, los padres acallaron a sus hijos una hora y media a base de dinero y dinero y dinero, los de Disney recaudaron todo lo que pudieron y más, el Rey Mickey no quedó satisfecho porque así es el condenado insaciable, y todos los americanos de Disney se fueron a otro desgraciado pueblo del Reino a vaciar los bolsillos de otras familias.

All hail fürer Mickey and führer Ronald

3 comentarios:

  1. Joo, da miedo sólo con leer sobre el espectáculo. Como para verlo en directo o como para incluso formar parte de la organización... ¡ni loca!

    Muy didáctico tu 'post'.
    Y por cierto: 10€ las palomitas, ¡qué fuerte!

    ResponderEliminar
  2. Vale, ahora que me he leído toda la entrada puedo decir:
    ¿Vas a volver a clase?

    ResponderEliminar