18 de enero de 2011

Memorias que no recuerdo

Revisando una libreta encontré algo que había escrito no me acuerdo cuando, tampoco me acuerdo por qué. Solo sé que lo hice de forma bastante impulsiva, sin la premeditación meticulosa que suelo tener cuando escribo.

Vino agrio y polvo en las gafas. La sensación de reventar la piel que me contiene, dejando salir una forma brillante y carnosa, joven y fresca. Por fin explotó la asfixia de la abulia. Ansia insaciable de devorar, peligrando la indigestión, las jaquecas, la agnosia permamente por la sobredosis de vida. La combinatoria me mostró las incontables melodías que contienen ocho notas. Las posibilidades me aplastan, apisonan mis huesos, materiales y quebradizos. Orgánicos chasquidos resuenan en mi mente ante la idea de una esfera de lo inexistente destructora acabando con toda la realidad con su propio peso.
Necesito seguir alimentando la masificación que me mata. El culo conectado con la boca en un ciclo vicioso degradante. Todo lo ajeno queda anulado y minimizado. Estoy enfadado, enfadado con nadie, enfadado con las ideas. Más de lo que esperaba me han afectado las demostraciones formales. La locura es amarga, pero te libera. Libre de chorradas mundanas y opiniones ajenas insignificantes. No solo es agotamiento, el simple cansancio se quedó pequeño buen tiempo ha. Es fatiga mental, que me arranca las raíces de la cordura con ácidos tirones, ojeras e insomnio. Noches de temblores sin dormir temiendo aquello que ascendió al máximo de mis miedos. Perder la noción de la realidad y no encontrarla nunca más.
La fatiga parece adueñarse mejor de mí por las mañanas, mientras sigo danzando entre el sueño y la vigilia. Me impide alcanzar la maximización de mi potencial. Por primera vez soy consciente de mis limitaciones físicas y mortales. Tan solo eso, tan solo ese gigantesco abismo me separa del conocimiento ilimitado.

2 comentarios:

  1. no sé si lo hiciste de forma impulsiva o como pero... qué fuerza de transmisión!! es un texto potente, directo, natural, seguro de sí mismo, y a la vez delicado, simplemente genial.

    ResponderEliminar